Cambio radical en todos los dispositivos de Apple: la compañía se adapta a la nueva ley de la UE

Apple no seguirá dando batalla a la Unión Europea y acepta modificar a todos los cargadores para el modelo único de USB-C. La Eurocámara dio luz verde el pasado 4 de octubre a que el cargador único para móviles sea una realidad a partir de 2024, afectando de forma directa a algunas compañías muy importantes con cargadores diferentes, como Apple. En un primer momento se habían mostrado en su contra, pero ya han determinado que acatarán sin problemas la legislación de la UE en todos los dispositivos de Apple.

La compañía que dirige Tim Cook está especializada en intentar que todos sus productos no tengan ningún tipo de réplica o similitud con otros del mercado. Ahora, sin embargo, esta dinastía tendrá que verse truncada. En declaraciones a The Wall Street Journal, dos directivos de la compañía aseguraron que “no les queda más remedio” que aceptar y cumplir con la resolución de la Unión Europea. Esto les supondrá cambios en la producción de muchos de sus productos, aunque ya lo han implementado en algunos de sus dispositivos de Apple.

El iPhone 15, el próximo modelo de telefonía de la compañía, en un principio ya incorporará el conector USB-C de cara al 2023, cuando salga al mercado. Aún falta la confirmación oficial por parte de Apple, pero varios medios especializados de Estados Unidos apuntan hacia esa línea.

La Eurocámara dio luz verde definitiva a establecer un cargador único para móviles, tabletas y cámaras a partir del 2024. Con 602 votos a favor, 13 en contra y 8 abstenciones , los eurodiputados sacaron adelante una iniciativa que deja por ahora fuera los ordenadores portátiles, a los que se les aplicará esta obligación a partir del 2026. Varias compañías no vieron con buenos ojos este movimiento, pero tendrán que acatar con la nueva legislación.

En los últimos años el número de cargadores ha pasado de 30 a tres , pero Europa lo ve insuficiente y por eso ha legislado para que haya uno solo. Según un estudio de 2019, el 44% de los teléfonos móviles vendidos en la UE tenían conector USB-C -lo que será a partir de 2024 el universal- frente al 38% con USB Micro-B y el 18% con el conector d ‘Apple.